domingo, 23 de noviembre de 2008

:::Pronto:::


"Port-Royal no es un lugar.
Es una situación de la que nadie escapa."

PARAÍSO 2020, de José Gabriel Núñez-Lectura dramatizada

Vicente Peña y Adolfo Nittoli

Vicente Peña, Juan Alejandro Solórzano y Adolfo Nittoli


LECTURA DRAMATIZADA de

Paraíso 2020

de José Gabriel Núñez
Dirección de Juan José Martín
Jueves 30 de octubre de 2008
Sala Experimental
CELARG

con

Adolfo Nittoli
Vicente Peña
Juan Alejandro Solórzano
Juan José Martín

Encerrados en un ancianato, a sus ochenta y cinco años, dos hombres se enfrentan a sus antagonismos y contradicciones marcados por las diferencias sobre cómo condujeron sus vidas. En medio de su conflicto está el país: Venezuela en el año 2020, visualizada a través de los acontecimientos que la marcaron hasta 1985, año en el que fue escrita la obra. Dos seres que apostaron al país de manera radicalmente opuesta, un ex-guerrillero de los sesenta y su cara contraria, urden una trama que los liquida día a día utilizando el absurdo y el humor como pretexto para crear un universo, aparentemente pesimista, de un país escindido, devastado por la violencia y la intolerancia.

Vicente Peña, Juan José Martín y Juan Alejandro Solórzano
Fotos de Franca Franchi

viernes, 26 de septiembre de 2008

V Í R G E N E S N E G R A S---Últimas funciones

((("Y que Dios me perdone, pero yo sigo tirando... Porque yo sé que eso no daña mi Fe...")))
Actriz: Johanna González
Foto y procesado: Franca Franchi
http://www.flickr.com/photos/francalejandra/

Vírgenes negras es una puesta en escena del Centro de Creación Artística Taller Experimental de Teatro TET basada en los monólogos semi-documentales de los escritores Feridun Zaimoglu y Günter Senkel. Un diálogo polémico entre culturas, que toma como base entrevistas con jóvenes mujeres musulmanas, quienes se expresan de manera abierta y a menudo cruda sobre su vida, su relación con la fe y el sexo. Guerra Santa y aventuras prohibidas, Hijab y Jijad, revolución islámica, una vida como madre y esposa como el logro de la plenitud, la ortodoxia doméstica y el impulso liberador… Las vírgenes negras de esta historia sólo tienen una cosa en común: su radicalidad.



Seis monólogos dirigidos por Guillermo Díaz Yuma, Diana Peñalver, J J Martín Soto, Humberto Ortiz y Juan Cordido, interpretados por Louani Rivero, Mónica Quintero, Magaly Serrano, Mariela Reyes, Johanna González y María Fernanda Ferro.



Lugar: Teatro de la Asociación Cultural Humboldt (Goethe Institut-Caracas), San Bernardino.

Fechas: Viernes 26, Sábado 27 y Domingo 28 de septiembre de 2008. Viernes 7:00pm//Sábado y Domingo 6:00pm.

miércoles, 23 de julio de 2008

Último fin de semana de EL ALQUIMISTA

Un espectáculo que hace ebullición José Francisco Silva (Don Epicuro Mamón), Rafael Gil (Careta) y Delbis Cardona (Sutil)
Betsabé Correa (Ananías) y José Francisco Silva (Pastor Tribulación)
Rafael Gil (Careta) y Luis Ernesto Domínguez (Kastril)

Fotos de F r a n c a F r a n c h i
http://www.francafranchi.com/

Escena de Caracas regresa a las tablas venezolanas con una producción que hace efervescer la mente de los espectadores: El Alquimista, original del autor inglés Ben Jonson, en versión del dramaturgo venezolano Isaac Chocrón y bajo la dirección de Juan José Martín.


El Alquimista es una sátira pastiche (mezcla de comedia culta, sainete costumbrista, farsa social, comedia moralista...) que muestra un rostro del ser humano en el que la mentira y el "verborreísmo" son armas para conseguir el beneficio propio a costa del incauto, del débil y del codicioso; una comedia que refleja la corrupción moral y la picardía como instrumentos de engaño. Sutil, Careta y Muñecona se valen de la ausencia del dueño de casa para convertirla en un laboratorio de milagros. Aficionados a las apuestas, ricachones lujuriosos, tímidos empresarios y miembros de sectas religiosas proscritas recurren al falso profeta y mago en busca de todo tipo de soluciones mágicas: desde la protección de hadas madrinas, pasando por el proto-feng shui y la "tirromancia", hasta la mítica Piedra filosofal.


A partir del 11 de julio, en la Sala Experimental del CELARG se exhibe la particular propuesta que consta de una fina estética visual, en la que se combinan la actualización de un texto clásico y la elocuencia del concepto de vestuario escenográfico como elemento lúdico y satírico. De esta manera, se prescinde casi por completo de escenografía y el atuendo y la interpretación adquieren un valor simbólico único, multisemántico e hilarante.


El dinamismo físico que caracteriza a la agrupación Escena de Caracas nos conduce con un ritmo escénico trepidante por la contemporaneidad que el texto ofrece. La puesta en escena está integrada por nueve actores y actrices, quienes en algunos casos interpretan dobles personajes. El elenco está integrado por Delbis Cardona, Rafael Gil, Nadeschda Makagonow, Juan Carlos Azuaje, José Francisco Silva, Neiron Medina, Betsabé Correa, Dalia Castellanos y Luis Ernesto Domínguez. El diseño de vestuario es de Raquel Ríos, la ambientación escenográfica de Oscar Salomón, y la iluminación de Darío Perdomo. La producción general está a cargo de Cocó Seijas.


Hasta este domingo 27 de julio, viernes y sábado a las 8:00pm y domingo a las 6:00pm.

lunes, 23 de junio de 2008

Retrato en revista Puntal

La revista Puntal, de la Fundación Empresas Polar (Número 25, 2008), ha dedicado algunas páginas a tres figuras emergentes del teatro venezolano: María Fernanda Ferro, José Rafael Briceño y yo.

Gracias a Lisseth Boon por su texto y su curiosidad periodística.

(Haz click en la imagen para leer)







viernes, 20 de junio de 2008

Las cartas de Mariana en Sala de Espera

Número de junio 2008
(Haz click en la imagen para leer)


Preparando EL ALQUIMISTA, de Ben Jonson, a partir de la versión de Isaac Chocrón



Fotos: Franca Franchi


En un mundo de crédulos, el vivazo es rey. Esta es la idea que motoriza una puesta en escena que es a medias culta crítica de nuestro tiempo, a medias ácida comedia popular. La inmoralidad se expresa en diversas formas de violencia: el engaño, la burla, la estafa son variaciones de un gesto de agresión contra el incauto. Pero es violenta también la codicia y la búsqueda de respuestas rápidas, fáciles, mágicas. Estafado y estafador ejercen su violencia y les termina golpeando, desnudándolos, volviéndolos vulgares, burdas máscaras.



El timo es una práctica humana generalizada: nunca somos lo que decimos que somos, no poseemos las cualidades que decimos poseer, no alcanzamos a decir lo virtuosos o degenerados que podemos llegar a ser. Se sabe: el lenguaje está lleno de trampas, de sombras, nos eclipsa… adrede. Pero cuando se tima y se cobra, y mucho, entramos ya en el terreno de una práctica social corrupta, innoble, brutal. Es el terreno de las seudociencias, las mancias, el new age enlatado y listo para consumo: astrología, feng-shui, adaptógenos, abdominizers, niños índigo, ovnis que trajeron a la Tierra a sus primeros pobladores, medicinas alternativas, herboterapias, acupuntura, homeopatía y un largo y peligroso etcétera de brujerías vestidas de rigor científico o arropadas de prestigio histórico.



Este montaje habla sobre esta nueva Edad Media de iluminados, de viejo oscurantismo disfrazado de aperturismo mental, mezclado con ecologismo de ultra izquierda y el conservadurismo más burgués.

Una producción de Escena de Caracas
Con Delbis Cardona, Rafael Gil, Nadeschda Makagonow, Juan Carlos Azuaje, José Francisco Silva, Neiron Medina, Betsabé Correa, Dalia Castellanos y Luis Ernesto Domínguez

domingo, 15 de junio de 2008

Mayo berlinés

CRÓNICA DE UNA PRIMAVERA TEATRAL
((30 de abril-10 de mayo de 2008))
a Barbara Ehnes

The Ruby Town Oracle, puesto fronterizo

The Ruby Town Oracle, a dos cigarrillos la foto


Berlín es una suerte de Meca o Jerusalén para los amantes del teatro, para quienes lo hacen y para quienes lo hacen parte de su vida como espectadores. Según cifras de Barbara Burckhardt, editora de la prestigiosa revista Theater Heute (Teatro hoy), en el conjunto de países cuya lengua oficial es el alemán (Suiza, Austria y Alemania), hay más teatros que en cualquier otro lugar del mundo. Sólo en Alemanía hay 150 teatros públicos o “Stadttheater”, financiados con fondos estadales y municipales, con elencos estables y una planta fija de técnicos, directores, creativos y dramaturgistas; 280 teatros privados, alrededor de 150 teatros que funcionan con elencos invitados, y más de 40 festivales anuales. Alrededor de 4.000 nuevas producciones se ofrecen al público cada año, más las obras que los "Stadttheater" mantienen en repertorio. El Estado alemán invierte aproximadamente 2 billones de euros al año en estos teatros, y se calcula que unos 35 millones de espectadores disfrutan anualmente de unas 110.000 funciones. Todo esto, sumado a una tradición muy arraigada, el apoyo decidido a la experimentación, y un público devoto y respetuoso de sus artistas, hacen de Alemania una sagrada, variadísima y perpetua orgía teatral.

Una tempestad
Este año, el Theatertreffen, uno de los festivales celebrados en Berlín anualmente, y que reúne en la capital alemana lo que según el criterio de un jurado especializado fueron los diez mejores espectáculos en lengua alemana durante los pasados doce meses, inauguró su edición con una sorprendente versión de la última obra que escribió Shakespeare. Stefan Pucher, su director, inicia el espectáculo con una precisa evocación de las películas de serie B estadounidenses, subrayando el carácter artificioso y espectacular de la famosa primera escena que da título a la obra. Próspero, interpretado por la actriz Hildegard Schmahl, está representado como un poderoso empresario de medios de comunicación, y todos sus trucos y poderes toman la forma de baratos espectáculos televisivos. En el espacio escénico, concebido por mi amiga Barbara Ehnes (http://www.goethe.de/kue/the/bbr/bbr/ag/ehn/enindex.htm), y que sugiere grandes páginas de un gran libro (metáfora de la biblioteca que Próspero atesora y que conforma su único patrimonio en el exilio), se convierten en grandes pantallas de cine o en pequeñas pantallas de televisión. Ferdinand y Miranda parecen sacados de un concurso al estilo Bailando con las estrellas, mientras Ariel se trasviste en drag queen en las distintas fantasmagorías ideadas por Próspero para poner a prueba a sus enemigos. Calibán, un adolescente malcriado y brutal, y Stephano y Trínculo, en una evocación de los cómicos ingleses Gilbert & George, tienen las escenas más graciosas del montaje, con unas caracterizaciones precisas e hilarantes.

Der Sturm

Tío Vania
Jürgen Gosch no es un desconocido en Caracas. Su brutal lectura escénica de ¿Quién le teme a Virginia Woolf? para el Deutsches Theater, es uno de los montajes más recordados del FIT Caracas 2006. Su Tío Vania, que desplaza temporalmente el interés del puestista por las relaciones violentas, agresivamente parasitarias, es un hermoso trabajo centrado en los valores dramáticos del silencio y las frases dichas casi sin voluntad. En una gran caja sin profundidad hecha de tierra, metáfora abstracta de un paisaje agreste, deforestado, Gosch sitúa en su centro un samovar y algunos pocos objetos más, y mueve a sus actores (que permanecen en escena a lo largo de las 3 horas y media de duración del espectáculo) con un sentido del ritmo sicológico y del spleen tan preciso, que hacen indudable su apego al espíritu decadente y melancólico del texto chejoviano. Vania (Ulrich Matthes, Goebbels en La caída de Hitler) es interpretado con exasperante contención, descubriendo sutiles matices de neurosis y agotamiento vital. Jenz Harzer como el doctor Astrov, y Christian Grashof como el retirado profesor de dudosa solvencia intelectual, son encantadoramente trágicos, sombríamente cómicos.

Tío Vania

Escenas de la vida de Santa Juana

Uno de los estrenos de 2008 de la Deutsche Oper, uno de los tres teatros de ópera más importantes de Berlín, es esta delirante y barroca puesta en escena de la obra de Walter Braunfels (1882-1954), compositor alemán de marcado estilo clásico romántico, autor también de una compleja y deliciosa ópera basada en Las aves, de Aristófanes. El responsable de la dirección escénica es Christoph Schlingensief (Oberhausen, 1960), el enfant terrible del cine alemán de los ochenta y los noventa. Cineasta y artista del performance, Schlingensief dirigió y actuó en su primera película con nueve años de edad. En ella interpretaba a un profesor que patea y humilla a sus alumnos y sale de viaje con una misteriosa maleta llena de ropa interior femenina. Dos de sus películas más impactantes, Terror 2000 y Das deutsche Kettensägenmassaker, son brutales farsas políticas y sociales sobre el neonazismo y la reunificación de las Alemanias, respectivamente. En esta Santa Juana, Schlingensief basa su puesta en una reflexión plástica y estremecedora sobre la muerte y la enfermedad. La primera imagen que vemos es un video, grabado por el mismo Schlingensief en Nepal, de un cuerpo femenino ardiendo en una pira funeraria. Las imágenes, profusas, cargadas de simbología y un colorido patetismo, se suceden en un tour de force de una exigencia inusual para cantantes, tramoyistas y figurantes, entre los que se cuentan enanos, discapacitados mentales y un bailarín con deficiencias sicomotoras. Un estremecedor auto sacramental barroco y contemporáneo sobre el delirio místico como enfermedad física y la muerte como derrota moral y corporal.

Emil y los detectives en Berlin Alexanderplatz
Excesivamente atractivo resultaba ver un espectáculo para niños firmado por uno de los directores contemporáneos más provocador, ingenioso y polémico. Frank Castorf dirige para la mítica Volskbühne una adaptación del relato Emil y los detectives, la novela juvenil escrita por Erich Kästner que ha conocido numerosas versiones cinematográficas. La anécdota es sencilla: un niño de la provincia recibe el encargo de su mamá de llevar a su abuela un dinero, pero en el tren que lo lleva a Berlín, el dinero desaparece de su bolsa. En la ciudad conoce a un grupo de niños que se hacen llamar “Los detectives”, que lo ayudan a recuperar el dinero. Como era de esperarse, la puesta en escena de Castorf, realista y llena de acid rock, jerga callejera, drogas, armas, bares de putas y ferias de máquinas traganíqueles, prescinde alegremente de las consabidas ñoñerías afines al género infantil. En el mismo dispositivo escenográfico diseñado por Bert Neumann para Berlin Alexanderplatz (del mismo Castorf), las aventuras de Emil se suceden a un ritmo desenfrenado: personajes sórdidos se pasean por ellas corrompiendo a niños, discutiendo los problemas económicos de Alemania y vendiéndoles armas de fuego. Y hasta la abuela de Emil es un grotesco retrato travestido con barba y calcetas. Dos automóviles, un taxi y un carro de la Polizei, entran y salen de escena a toda velocidad, frenando peligrosamente en proscenio, para el disfrute de los niños y sus maestros.

The Ruby Town Oracle
Una de las propuestas más sorprendentes del Theatertreffen 2008 es esta de la danesa Signa Sørensen y el austríaco Arthur Köstler, producida por la Schauspiel de Colonia. En la vieja estación ferroviaria situada en el Naturpark Schöneberger Südgelände (sur de Berlín), esta instalación permanece abierta al público durante diez días seguidos. Se trata de Ruby Town, un pueblo detenido en un tiempo impreciso, reminiscente de la Alemania rural oriental de los tiempos de la Guerra Fría. Se debe adquirir un pasaporte especial para entrar por la frontera del North State, donde se advierte a los visitantes (turistas, investigadores, sociólogos improvisados: cada espectador decide) sobre los comportamientos excéntricos o poco saludables de sus habitantes. La peculiaridad más relevante de los vecinos de Ruby Town reside en el culto a Martha Rubin, el oráculo que es a la vez guía espiritual y bruja moral del pueblo. Por sus polvorientas calles deambulan sus habitantes, que hablan muchas lenguas, juegan a las cartas en sus casas (hechas de maderas viejas y latón o son destartaladas casas rodantes), se divierten en un fragante y nostálgico peepshow, intercambian cigarrillos con los visitantes, y celan sus pertenencias de los militares del North State, que los vigilan permanentemente y arrestan a cualquiera que se comporte de manera sospechosa. En el santuario de Martha Rubin, el lugar más elevado de Ruby Town, los visitantes hablan con ella, le piden que descubra para ellos su suerte y que prediga avatares amorosos, mientras conectan con un tiempo mágico signado por el aislamiento, la inocencia y el ensueño y se revela en el visitante una nueva corporalidad, una nueva relación con el poder, la proximidad y las apariencias.

Ópera de los tres centavos
El Berliner Ensemble, fundado por Bertoldt Brecht en 1949, sigue siendo uno de los teatros más importantes en la escena berlinesa. En su repertorio 2007-2008, ofrece dos espectáculos creados por el estadounidense Robert Wilson, uno de los directores más influyentes del siglo XX. Se trata de un delirante Leonce y Lena, de Büchner, con música de Herbert Grönemeyer; y de una nueva puesta en escena de La ópera de los tres centavos, la colaboración Brecht/Weill más emblemática. En esta Ópera, Wilson se sirve una vez más de su espléndida estética, decididamente plástica, minimalista y cromática. Teatro popular en estado puro: conjunción armónica y elegante de recursos musicales y sonoros (puertas y monedas aparecen en escena combinando estructuradísimos gestos y efectos sonoros electrónicos), ritmo decididamente farsesco, precisión expresiva de la luz, y un rigor geométrico del mobiliario escénico. Un verdadero deleite visual y musical.

miércoles, 11 de junio de 2008

De parte de Mariana, ¡¡gracias!!



Finalizó la temporada de CARTAS DE AMOR DE LA MONJA PORTUGUESA y es el momento de agradecer a quienes la hicieron posible. Gracias, Andre, este proyecto es tuyo y sin ti no tendría ni forma ni alma ni sentido de ser. A Yazel y a Anita, quienes cuidaron de Mariana en mi ausencia y la quieren tanto como yo. A los periodistas que nos apoyaron en la promo: Lisseth, Maruja, Juan Antonio y Yubelitze, gracias por su generoso entusiasmo. Al público, que se dejó conmover y quiso pensar sobre sus experiencias de amor. A todos, ¡hasta un próximo proyecto!

Fotografía de Franca Franchi

sábado, 19 de abril de 2008

Continúa temporada de CARTAS DE AMOR DE LA MONJA PORTUGUESA

Fotografías de Nicola Rocco






Artículo de Lisseth Boon para El Mundo, jueves 10 de abril de 2008

(Haz click en la imagen para leer)

domingo, 6 de abril de 2008

Nueva temporada CARTAS DE AMOR DE LA MONJA PORTUGUESA

Teatro del Contrajuego
Presenta

CARTAS DE AMOR DE LA MONJA PORTUGUESA

Nueva temporada del monólogo multimedia basado en las epístolas
atribuidas a Sor Mariana Alcoforado será en el Espacio Plural del Trasnocho Cultural

“Uno de los mejores trabajos de la temporada. Sagaz montaje que expuso que con inteligencia escénica se cautiva y se propone algo a nuestro público.”
Carlos Herrera. Últimas Noticias

A partir del 11 de abril de 2008, el público podrá disfrutar del monólogo Cartas de amor de la monja portuguesa, espectáculo basado en las misivas que presuntamente escribiera y enviara Sor Mariana Alcoforado, monja del Convento de Nuestra Señora de la Concepción de Beja, al militar francés Noël-Bouton Conde de Chamilly. Este espectáculo, estrenado en agosto de 2006, recibió una entusiasta recepción tanto del público como de la crítica especializada.

En 1665, Portugal está en guerra con España. Francia se alía con el reino luso y numerosas tropas galas llegan a Portugal. Ese año, un suceso trastorna la vida entera de Sor Mariana Alcoforado, de veinticinco años, y proyectará su figura hacia la inmortalidad: conoce al Conde de Chamilly. El campo de ejercicios de la tropa se encuentra a la vista del convento, y las monjas, “enterradas vivas” en la aspereza y soledad de la vida monacal, contemplan frecuentemente desde los balcones y ventanas a la soldadesca durante el entrenamiento. El encuentro entre los amantes es facilitado por el hermano de Mariana, Baltasar, compañero de tropa de Noël-Bouton. Se cree que entre ellos el romance se mantuvo durante un año, y que las cartas fueron redactadas entre diciembre de 1666 y principios de junio de 1667. No obstante las dudas sobre la autenticidad de las epístolas, pues no se conservan originales en portugués ni en francés, las cartas son famosas por la belleza y precisión con que describe el estado de enamoramiento y erotización del espíritu, el proceso que va desde la esperanza y la imaginación excitada hasta la dolorosa constatación de no ser correspondida en el furor amatorio.

Juan José Martín, director y productor del trabajo, toma como base las cartas y crea un espectáculo que pretende dar cuenta del amor como un género literario y como la más exigente aventura del espíritu y del conocimiento humano. Andreína Blanco da voz y cuerpo a la desesperada religiosa que, encerrada en su celda, usa sus paredes como grandes trozos de papel donde talla los relieves de sus violentas emociones. El espectáculo se vale de recursos multimedia para subrayar su dimensión investigativa y especulativa, pues cita, a lo largo de una hora, numerosos estudios recientes dedicados al comportamiento sicoquímico del enamorado. La belleza y complejidad de las cartas de la monja, aunadas a la sucesión de datos científicos sobre el amor romántico, hacen de Cartas de amor de la monja portuguesa un trabajo que dejará a los espectadores profundamente conmovidos y haciéndose muchas preguntas sobre sus propias experiencias amatorias.

El montaje cuenta con el diseño de las proyecciones de Xavier Agudo y la asesoría artística general de Orlando Arocha.

Cartas de amor de la monja portuguesa se presentará en el Espacio Plural del Trasnocho Cultural, ubicado en C. C. Paseo Las Mercedes, nivel Trasnocho Cultural. Las funciones serán viernes y sábados a las 9:00pm y los domingos a las 7:00pm. La entrada tendrá un valor único de Bs.F 40.


Sobre el director
Juan José Martín es director, productor y docente teatral. Nació en Caracas en 1977. Estudió en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello, de donde egresó en 1999. Se formó como actor en el Teatro del Contrajuego y en el Centro de Creación Artística Taller Experimental de Teatro. Ha dirigido Pasos, de Antonio Álamo (Teatro de la Noche, 2001), Galileo, de Bertolt Brecht (Teatro de la Noche y Teatro del Contrajuego, 2002), Una petición de mano (Tres miradas a Chéjov), de Antón Chéjov (Centro de Creación Artística TET, 2003, 2004 y 2005), El empresario teatral, de W. A. Mozart (Temporada de Ópera Breve del Ateneo de Caracas, 2003), La almohada mágica de Kantán, de Yukio Mishima (Teatro de la Noche y Teatro del Contrajuego, 2004), …feroz, de Diego Aramburo y Johnny Anaya (Teatro del Contrajuego, 2004), Las asambleístas, de Aristófanes (Instituto Universitario de Teatro, 2004), Juego del amor y del azar, de Marivaux (Teatro de la Noche y Teatro del Contrajuego, 2005), Mejor se hubieran quedado en sus casas, güevones, de Rodrigo García (co-dirección de Orlando Arocha y Ricardo Nortier, Teatro del Contrajuego, 2006), Cartas de amor de la monja portuguesa, atribuidas a Mariana Alcoforado (Teatro del Contrajuego, 2006), Yo, Satán, de Antonio Álamo (Teatro del Contrajuego y Centro de Creación Artística TET, 2006 y 2007) y Vírgenes negras, de Feridun Zaimoglu y Günter Senkel (co-dirección de Guillermo Díaz Yuma, Diana Peñalver, Juan Cordido y Humberto Ortiz, Centro de Creación Artística TET, 2007). Ha hecho talleres internacionales de crítica teatral (Eduardo Pérez Rasilla, España), de actuación (Mario González, Francia) y dirección (Declan Donnellan, Reino Unido). En 2005 recibe una Mención Especial del Premio Municipal de Teatro por la dirección de Juego del amor y del azar, y, en 2007, el Premio Municipal de Teatro al Mejor Director por Yo, Satán.

Sobre la actriz
Andreína Blanco es actriz, locutora y comunicadora social. Miembro de la agrupación Agoteatro, conformada por egresados de la UCAB. Ha participado en más de quince espectáculos, entre los que se cuentan ¿Y si no amanece?, de José Tomás Angola (dirección de Mario Sudano, Teatro del Canovaccio, 2001); Tartufo, de Moliére (dirección de Wilfredo García, Agoteatro, 2002); Madame de Sade, de Yukio Mishima (dirección de Virginia Aponte, Agoteatro, 2003); y El insólito viaje de los inocentes, de César Rengifo (dirección de Dairo Piñeres, Compañía Nacional de Teatro, 2004). Su más importante trabajo como actriz en televisión fue en Planeta de 6, primer sitcom venezolano, transmitido por Televen durante un año. Ha participado en los largometrajes Piel, de Oscar Lucién (1999), El Don, de José Ramón Novoa (2006), Ni tan largos ni tan cortos, de Héctor Palma (2007), y la co-producción española-venezolana Lo que tiene el otro, de Miguel Perelló (por estrenar). También fue locutora del programa radial La hora pico, transmitido diariamente por 88.1 FM durante tres años. Fue directora de la Compañía de Teatro del Club Hebraica y es profesora de teatro de ASODECO, instituto para jóvenes y adultos con necesidades especiales. Animó el reality-show Calle ciega: la prueba final, transmitido por Venevisión en 2007.


Contacto:
Juan José Martín
jjmsoto@yahoo.com

0412-619 30 66


CILPS DE PRENSA DE LA PRIMERA TEMPORADA
(Haga click en la imagen para leer)

sábado, 22 de marzo de 2008

Lectura dramatizada de BARCELONA, MAPA DE SOMBRAS

Domingo 6 de abril de 2008


Espacio Plural del Trasnocho Cultural
Hora: 11:00 am

BARCELONA, MAPA DE SOMBRAS, de Lluïsa Cunillé



Dirección general / Juan José Martín


Elenco (en orden de aparición)

Él/Fernando Gómez


Mujer/Marialejandra Martín


Ella/Nelly Garzón


Joven/Alexander Leterni


Extranjera/Magaly Serrano


Médico/Javier Vidal



Barcelona, mapa de sombras es una comedia de aristas ácidas, salpicada de claroscuros y con toques sutiles de ternura y humor sobrenatural. La obra reúne a seis personajes en un modesto apartamento del Ensanche barcelonés. Un matrimonio anciano, un hermano de ella y tres “realquilados”: una mujer que da clases de francés, un ex-futbolista vigilante de seguridad, y una muchacha sudamericana embarazada. Los ancianos los reúnen a todos para pedirles que se vayan, pues él va a morir y quiere estar solo en el tramo final de su vida. Todos estos personajes, fácilmente identificables, se convierten en arquetipos contemporáneos de la soledad urbana. En el anodino apartamento barcelonés, el incesto, el travestismo, la homosexualidad y el adulterio se entrecruzan en una sucesión de minúsculos nudos que revelan su sorprendente urdimbre al final.



Lluïsa Cunillé nació en Badalona en 1961. Se formó en los seminarios de dramaturgia textual que impartió José Sanchis Sinisterra en la Sala Beckett de Barcelona entre 1990 y 1993. En 1991 obtuvo el accésit al Premi Ignasi Iglésias por Berna y el Premio Calderón de la Barca por Rodeo (estrenada en 1992). Ha estrenado numerosas obras teatrales, tanto en catalán como en castellano: Molt novembre (1993), La festa (1994), Libración (1994, Premi de la Crítica de Barcelona 1993-1994), Accident (1996, Premi de la Institució de les Lletres Catalanes, 1997), Apocalipsi (1998), L'afer (1999, Premi Ciutat d'Alcoi 1998), La cita (1999), Passatge Gutenberg (2000, Premi de la Crítica de Barcelona 1999-2000), Vacants (2000), El gat negre (2001), L'aniversari (2001, Premi Born de Teatre 1999) y Aquel aire infinito (2003), Barcelona, mapa d'ombres (2004, Premio Ciutat de Barcelona de les Arts Escèniques), entre otras muchas. En colaboración con Paco Zarzoso ha escrito y estrenado Intempèrie (1996), Viajeras (2001) y Húngaros (2002).

A C T U A L I Z A C I Ó N
Fotos de Nicola Rocco


El maestro Fernando Gómez (Él)

Maríalejandra Martín (Mujer)

Alexander Leterni (Joven) y Nelly Garzón (Ella)

Javier Vidal (Médico)

El maestro Fernando Gómez (Él) y Magaly Serrano (Extranjera)

P R O N T O

Espacio Plural del Trasnocho Cultural

miércoles, 19 de marzo de 2008

lunes, 17 de marzo de 2008

jueves, 28 de febrero de 2008

REVOLUCIONES POR MINUTO, nuevo proyecto de Teatro del Contrajuego sobre un país entre la quiebra y la esperanza

RPM, de Ricardo Nortier
Puesta en escena: Orlando Arocha, Juan José Martín y Ricardo Nortier
Dirección general: Orlando Arocha
Chacao, abril, mayo y junio de 2008

RPM es una trilogía que pone en observación, bajo la particular mirada del teatro, a una sociedad que vive en constante tensión. Sus personajes son figuras fracasadas en sus relaciones familiares, afectivas, laborales. Personas que tratan de hacer su propia revolución desde la más elemental y cotidiana intimidad, bajo la amenaza de ser extinguidos como individuos.

PARECE QUE VA A TEMBLAR es la primera obra de la trilogía. Escrita en 2003, esta amarga comedia muestra a una familia venezolana atrapada en una eterna tarde de domingo: no pueden entenderse entre ellos y reina la intolerancia, el aburrimiento, la rutina, el arroz con pollo… Están condenados a vivir unos con otros y todos saben que se repetirán los mismos diálogos, los mismos rituales, una semana después, hasta el final de sus vidas.

La segunda obra, ESPERANCITA, cuenta la vida de una loca de calle que vive en una plaza junto a un perro enfermo y a un prócer de bronce. Esta mujer, graciosa y poética, que nos cuenta su terrible historia, se mantiene viva gracias a su pequeña esperanza, su esperancita. En su discurso va trazando un paralelismo entre su historia y la de un héroe de la patria (ambos cubiertos de excremento de paloma), vidas de soñadores que mueren por sus ideales, con la ilusión de transformar la Humanidad. La simplicidad y las anécdotas fantásticas de Esperancita nos muestran su humanidad (distinta de la que se escribe con mayúscula), amenazada por el hambre, la locura, la soledad.

En la tercera obra de la trilogía, SEMÁFORO, se trata un tema muy actual: la calle suple la falta de espacios destinados a las artes. Los personajes son los artistas, obligados a ejercer sus oficios bajo el sol y los semáforos de la ciudad. Vemos a una cantante de ópera, a una bailarina, a un actor… Todos fueron famosos en el pasado, pero ahora subsisten bajo un semáforo, en un país donde los teatros están tomados por el proselitismo y la vulgaridad.

sábado, 9 de febrero de 2008

Un fragmento de JULIA, O LA BELLEZA, de Juan Martínez de la Vega

La Venus de Urbino, de Tiziano, uno de los personajes de la comedia

MAESTRO JUAN.– Dos palabras más: sabeis bien que no pasa el tiempo en vano; mi pulso no es el que era y mis ojos están fatigados; ya es la hora del descanso en familia. El joven y excelente maestro Juan de Brujas, además de mi hija Lavinia, recibirá también mi taller como sucesor mío; con él, los magníficos clientes que me distinguen con su confianza, y el honor de dirigir el primer centro de pintura y dibujo, diseño y orfebrería de todo el Brabante. (Nuevos aplausos.)
JUAN DE BRUJAS.– ¡He aquí un don que no esperaba! Querido maestro, no sé cómo agradeceros vuestras bondades; haré lo posible por mantener el honor del taller que me encomendais y su tradición de excelencia. (El maestro Juan abraza a Juan de Brujas.)
JUAN DE FLEMAILLE, a Boucicault:– ¿Por qué a él, por qué? ¿Es acaso el único, o el mejor?
JUAN DE BOUCICAULT.– Es verdad que siendo tan anciano anda medio ciego y ya chochea. A decir verdad, no sé qué le encuentra a ése vanidoso.
JUAN DE FLEMAILLE.– Desde que ese boquirrubio llegó al taller, el maestro quedó fascinado por un muchacho que ha sido en todo de lo más vulgar.
BOUCICAULT:– ¿Y ése retrato de Lavinia? ¡Qué borrón tan horrendo!
FLEMAILLE.– Ridículo, completamente ridículo.
MAESTRO JUAN.– ¡Criados, traigan copas rebosantes del dorado vino de Renania, el vino que brilla como si llevara disuelto en su espíritu el sol, como si fuera el elixir filosofal, qué digo, el mismo cabello de Lavinia! (Los criados entran llevando grandes bandejas cargadas de copas colmadas.) ¡Músicos, despierten la danza más alegre que duerma en las cuerdas de vuestros instrumentos! (A Lavinia y a Juan de Brujas.) ¡Os toca empezar la fiesta! ¿Qué haceis como dos estatuas? (Música, vino, danza; por fin comienza la fiesta. Todo fluye aparentemente perfecto, pero tocan imperiosamente la puerta.)
DOFFLIN, entrando: – ¡Maestro! ¡Maestro querido!
MAESTRO JUAN.– ¡Creí que te habías olvidado, muchacho!
DOFFLIN.– ¡Cómo pensais que yo cometería tan gran herejía, olvidar a vuestra hija! No, no, al contrario; la Fortuna, que inventó pretextos para retrasarrme, también nos trajo una gran sorpresa, que espera fuera vuestro permiso.
MAESTRO JUAN.– ¿Qué sorpresa es esa?
DOFFLIN.- Un alumno querido, que parecía perdido pero regresa lleno de gloria.
MAESTRO JUAN.– ¿Quién es, quién es? ¡Hazle pasar, bobo!
DOFFLIN, gritando hacia fuera:– ¡Pasad, maestro! ¡Te invitan a beber con nosotros! (Entra Juan Groote.)
MAESTRO JUAN, atónito:– ¡Juan! ¡Juan querido! (Abrazándole, conmovido.) ¡Creímos que te quedabas en Italia para siempre!
JUAN GROOTE.– Ya veis que no, querido maestro; no pude olvidaros, ni a vos, ni a los amigos del taller, ni a vuestra hija (Adelantándose hacia ella.) a quien felicito y deseo la mayor felicidad. (Todos quedan atrapados por la seductora imagen del joven, espléndidamente vestido; las muchachas cuchichean entre ellas, y los primos le miran con estudiado desdén.)
LAVINIA, muy nerviosa:– Señor, me place mucho veros; sed bienvenido...
GROOTE, a Lavinia, con un saludo cortesano:– La mayor felicidad, señora, para los esposos.
LAVINIA.– Gracias, Juan. ¿Será el destino quien os trajo precisamente hoy...?
GROOTE, a sus antiguos compañeros del taller:– Y vosotros ¿No tendreis un abrazo para vuestro antiguo compañero? (Los alumnos se abrazan, con grandes muestras de alborozo. Lavinia le mira, completamente conmocionada.)
FLEMAILLE, abrazando a Groote: – ¡Pícaro querido, viejo sinvergüenza! ¡No podría decirte cuántas jarras han llorado con nosotros tu ausencia!
BOUCICAULT.– ¡Ni podría confiarte cuántas botellas han derramado su llanto por ti hasta la última lágrima!
BRUJAS.– ¡Sólo tú faltabas, para que todo esté como estaba, y digamos que no ha pasado un día desde el último día que te vimos!
GROOTE.– ¡Ya veo que nadie perdió su buen ánimo por causa mía! Hubiera sido mi culpa demasiado grande... Eso está bien; ¡dadme una oportunidad y prometo enjugar vuestro llanto con otras tantas lágrimas igualmente rubias! (Algunos deciden seguir bailando pues la música no se detiene; en medio, Groote inicia su labor de seducción. Acercándose al retrato.) ¿Tu firma, Brujas? Te felicito: ¡excelente factura para ser flamenco!
JUAN DE BRUJAS, molesto: – ¿Qué significa eso?
GROOTE.– ¡Amigo! ¡Hay que viajar, ver, comprender, comparar, para llegar a la perfección! ¡Y nada como Italia para eso!
LAVINIA, a Groote, fascinada:– Habeis viajado... El mundo fue vuestro, en vez de resignaros a esta pequeña ciudad... Me gustaría oíros hablar de vuestros viajes...
GROOTE.– Y a mí me gusta obedeceros. ¡Casi cuatro años de ausencia! Y cuando uno regresa... ¿sabeis qué es lo primero que se ve? ¡Todo está igual, nada cambia, ni en la ciudad, ni en la gente, ni en la forma de pensar!
MAESTRO JUAN.– ¡Cuéntanos qué te agradó más de cuanto viste!
GROOTE.– Francia es amena y dulce; Alemania aún resulta demasiado tosca; España me pareció tan seca de espíritu como árida de tierra, miserable y ostentosa, ojerosa y fanática. Sólo Italia es digna de ser llamada estuche de la vida de un artista. ¿Qué deciros de aquellas cortes magníficas, aquellos palacios fastuosos, sus jardines incomparables; de sus músicos, sus poetas, sus artistas, sus talleres, sus academias, sus bibliotecas, sus grandes colecciones principescas, sus mecenas? ¡Cómo describiros ese ornato en todas las cosas, ese gozar una vida llena de luz, música y color, de amor sobre todo, oh, el amor de Italia, oh, el amor italiano!
LAVINIA, fascinada: – ¡Cómo, señor! ¿Hay un amor italiano, acaso tan diferente del nuestro? ¿Cómo es él?
GROOTE.– ¡Como la claridad de su día, el azul de su cielo, la suavidad de su clima, la dulzura de sus paisajes, la seducción de sus mujeres....!
MAESTRO JUAN, interrumpiendo con acucioso entusiasmo: – ¡Sus pintores, háblanos de sus pintores!
JUAN DE BRUJAS, de muy mal humor a Flemaille:– ¡Maldito sea, está robándome la fiesta!
GROOTE.– ¡Los he conocido a todos! ¡Muchos me honraron con su amistad, su benevolencia y protección! El gran Leonardo, segundo papa de la corte romana, respetado por encima de todos; con infinita gentileza me dio una lección personal sobre el sfumato. ¿Y el divino Rafael? Tuve la fortuna de oirle explicar el canon de la proporción humana. Del Sarto, el excelso Botticelli... Julio Romano me regaló un dibujo, y Miguel Angel, un boceto hermosísimo de una cabeza de Virgen...
JUAN DE BRUJAS.– ¡Peste con el hombre...!
GROOTE.–¡Oh, qué país admirable, lleno de la actividad más sublime! Por todas partes se buscan manuscritos y obras del grandioso pasado, se publican libros sobre las cuestiones más diversas, todo se lee y se discute, todo se investiga y se renueva, y las glorias de la Antigüedad resplandecen como soles! Pero lo que más colmó mi espíritu fue el amor, qué digo, adoración, de Italia por la belleza!
LAVINIA, fascinada:– ¿Cómo es esa adoración, señor?
JUAN DE BRUJAS.- ¡Me ciega la cólera! ¿Qué comedia es esta, señor suegro? (El maestro Juan le hace a un lado, como diciéndole que no interrumpa, y se acerca al narrador lleno de interés.)
GROOTE.- ¡Las más hermosas mujeres son adoradas como diosas! Por cierto, señora, permitidme contaros un acontecimiento inverosímil sucedido ha poco en la misma Roma... (Poco a poco todos han sido absorbidos por el discurso de Groote, que ahora es dueño de la situación.)
MAESTRO JUAN.– ¡Cuenta, cuenta!
GROOTE.– Es el caso que tumbando una ridícula construcción de la época de Federico, en la Vía Appia, hallaron los albañiles un enterramiento romano, y en él, el cuerpo momificado de una adolescente... Una inscripción decía: “Julia, hija de Claudio”, pero los más grandes eruditos fueron incapaces de averiguar qué Claudio podría ser ése... ¿Y qué podía importar ante la perfecta belleza de Julia? El divino Rafael, dispuso fuera expuesta en el Palacio de los Conservadores. Allí reposa en la serenidad; nunca pudo decirse mejor que Dios bendiga su sueño eterno, pues dormida parece. ¡Imposible describir cómo voló la noticia! Los miles de alumnos de los talleres desfilan noche y día ante esa belleza perfecta; pero no solo de Roma, también de Florencia, Siena, Pisa, Mantua, llegaba un río de peregrinos de la belleza... Cada uno lleva su papel, su carboncillo, sus plumas; nadie renuncia a llevarse un recuerdo de Julia. Yo hice unos cuantos bocetos que todavía no he tenido tiempo de sacar de mi equipaje, pero que bien pronto mostraré publicamente, cuando instale mi taller. Después de aquella lección sublime, sin presunción diré que no he de viajar ni a Bruselas, ni a Dijon, ni a París, sino únicamente a Italia, pues serán París, Dijon y Bruselas los que vengan a buscarme a mi taller. ¡Amigos, vayan, vayan a Italia y aprendan! Quien no cumpla esa preciosa peregrinación de la belleza, ciertamente no podrá ser tenido por pintor. Todo lo demás no es más que oficio, ese oficio que aprendimos como si fuera sabiduría.
JUAN DE BRUJAS, molesto:– Solo hay una manera de pintar bien, eso lo sabemos todos.
GROOTE.– ¡Oh, sí, pintar bien, tú mismo lo has dicho! Pero... ¿qué es pintar bien, amigos míos? Pintar bien es casi como no pintar... Hay que ir más allá de todo eso...Hay que llegar a la Belleza.(Durante la narración la hostilidad de Juan de Brujas poco a poco ha cedido ante la expectación que despertó el relato, y al final escuchaba absorto las últimas palabras de Groote.)
LAVINIA, fascinada, para sí misma:– ¡Oh, divinidad...!
MAESTRO JUAN, a Groote:– Buena charla ha sido la tuya, hijo, pero tiempo habrá para las infinitas pláticas que nos dará gusto compartir contigo. Ahora pasemos todos al banquete, y después bailaremos hasta que, naciendo el sol, llegue la hora en que otro sol (señalando a Lavinia.) deba descansar.
SEÑORA GENOVEVA, a la señora Gertrudis, señalando a Lavinia que mira embobada a Groote: – ¡Lo dije, lo dije, lo dije! La belleza será la desgracia de Lavinia! (El maestro Juan toma del brazo a su mujer, y el maestro Juan de Brujas toma del brazo a Lavinia; tras ellos, los invitados desfilan hacia el jardín donde se servirá el banquete.)
GROOTE, a un lado, a Döfflin: – ¡Creo que mordió el anzuelo y se tragó el cebo; el veneno le llenó el alma y ya comienza su dulce efecto!
DÖFFLIN, a Groote, admirado: – ¡No he visto en toda mi vida trabajo tan sutil y excelente como el tuyo!
GROOTE, riendo: – ¡Se aprende mucho en Italia!


III En las murallas de la ciudad. Amanece.

De pie, en las murallas, a sus pies el perfil de la ciudad, la silueta de sus iglesias y sus viejos palacios góticos; ante ellos la llanura flamenca hasta el horizonte. Juan de Brujas, Juan Groote, Juan de Flemaille, Juan de Boucicault, Dofflin.

JUAN DE BRUJAS.– ¡Extraña noche, insolente y feliz a la vez! Por eso quise llegar a estas almenas para despedirla mientras la ciudad poco a poco despierta a nuestros pies, y la primera claridad devela entre brumas lejanas el horizonte. Desde aquí, el día me ofrece con su luz el mundo entero que ilumina. ¡Tan grande es mi ambición y sed de gloria! Tú, Groote, has picado espuelas en los caballos de la imaginación, que ahora quisieran galopar por todo el universo como si arrastraran la misma carroza de Febo!
GROOTE.– Amigo, si tal hice, eso no es reproche sino elogio. ¿Qué sería de un artista sin ambición de gloria? Apenas un trabajador algo más hábil que un artesano. Es la belleza lo que nos libra de la condición servil y nos da la libertad.
JUAN DE FLEMAILLE.– Tienes razón, nosotros hemos nacido para mejores empeños.
JUAN DE BRUJAS.– ¡Ciertamente! ¡Siento que me comprenden!
GROOTE.– ¿Y cómo no, después que sentimos agrandarse el alma entre Borgoñna y Toscana? ¡Si precisamente Italia es el país dónde más adoran la gloria!
JUAN DE FLEMAILLE.– ¡Hermoso sueño! ¿Y vosotros, callais?
DOFFLIN.– ¡Quisiera ir allá cuando me reciban como maestro, y ver tantas cosas como tú has visto!
JUAN DE BOUCICAULT.– Tanto viaje, esfuerzo y aventura, no son de mi gusto. Lo que conozco del mundo me basta para gozarlo, y no deseo más.
DOFFLIN, burlándose:– ¡Boucicault se contenta con muy poco, Dios le bendiga!
GROOTE.– Y yo, en un par de años regresaré, si Dios lo permite, al país bendito.
JUAN DE FLEMAILLE.– Mientras espero el momento de mi maestría el tiempo se me hará infinito.
DOFFLIN.– ¡Paciencia, todo llega!
JUAN DE BRUJAS.– Amigos, escuchando vuestras razones un terremoto se mueve en mi alma. ¡Porque la divina perfección es lo que deseo alcanzar más que nada! Perdóname, Groote, buen amigo; yo seré el mejor pintor de Flandes. ¡Está decidido, yo también viajaré a Italia!
GROOTE.– ¡Te felicito, amigo! Ese es el empeño que nos hace grandes.
JUAN DE FLEMAILLE.– ¿Y el maestro Juan, Lavinia, qué harás con ellos?
JUAN DE BRUJAS.– Lavinia me comprenderá, si realmente me ama. Y el maestro, siendo tan gran maestro, ¿cómo no estaría de acuerdo? Podría hacer cualquier cosa por ellos menos sacrificarles la gloria, y sería lo último que ellos me pidieran. He de ser, ya que no puedo cambiarlo, el segundo flamenco que diga: “¡Yo también conocí y pinté a Julia!”.
GROOTE.– ¡Oh, sí! Todos los que comenzamos la carrera del arte estamos enamorados sin saberlo de una Julia que no conocemos. ¡Dichosos los privilegiados que llegan a su presencia! Porque podrán llenar su espíritu con la gracia infinita, y se convertirán en los perfectos alquimistas del arte. Pero el oro, por hermoso que parezca, ¿cuánto vale, comparado con la idea de la pura belleza, tal como el divino Platón la describe? Con la misma reverencia y el corazón tembloroso, el creyente se acerca temblando a Julia, la eterna durmiente del Palacio romano...
JUAN DE BRUJAS.– ¡Sí, sí! ¡Iré! ¡Contemplaré de cerca el ideal sublime, y vereis después quién es el mejor pintor de Flandes! ¡Digo, de Flandes, de Francia, de Borgoña!
JUAN DE BOUCICAULT.–¡Es una locura lanzarse a esos caminos de Dios, llenos de peligros!
GROOTE.– ¡Calla, calla! ¿Cómo no te avergüenza mostrar un ánimo pusilánime? También puede morderte un perro rabioso saliendo de tu casa, o darte una apoplejía mientras duermes. ¿Quién ha garantizado algo en esta vida? ¡Nadie! Entonces...¡atrapa alegremente lo que puedas! Esa es la primera condición de la sabiduría...
JUAN DE BRUJAS.– Tienes razón, Groote; resolvamos sin tardanza. Ayúdenme, amigos. Tú, Boucicault, ya que eres de natural tranquilo, recibirás el encargo de cuidar mi taller y mis cosas; al regreso buscaré dónde establecerme y quizá me vaya con Lavinia a Bruselas, en vez de malgastar mi talento en esta ciudad.
JUAN DE BOUCICAULT.– Todo me parece un disparate, pero cumpliré contigo lo mejor que pueda.
JUAN DE BRUJAS.– Ahora necesito que me ayuden a reunir algo de dinero para el viaje.
JUAN DE FLEMAILLE.– ¿Y tus padres? ¿Por qué no les pides a ellos?
JUAN DE BRUJAS.– ¡Quita, quita! Mi padre es un pobre hombre, que solo sabe medir varas de tela, no entiende jota de arte y se contenta con mi grado de Maestro. Si le digo este proyecto a mi madre de inmediato me atará con sus lágrimas y sus brazos hasta paralizarme por completo; y si me confío al maestro Juan, ¿quién me asegura su discreción? No, amigos. Esto hemos de resolverlo entre nosotros.
JUAN DE FLEMAILLE.– ¡Piensas escaparte, por lo que veo!
JUAN DE BRUJAS.– Les dejaré unas cartas que podré escribir mientras buscais el dinero; tal es el plazo que mi gran impaciencia puede concederos.
JUAN DE FLEMAILLE.– Si quieres yo entregaré tus pliegos.
JUAN DE BRUJAS.– Ya son tuyos, amigo.
GROOTE.– ¿Cuánto dinero deseas? Yo creo que con cien florines puedes llegar a Italia, y luego uno se las ingenia. Eso forma parte del aprendizaje.
JUAN DE FLEMAILLE, aterrado: – ¿Y de dónde sacamos cien florines?
GROOTE.– Yo se los presto a un excelente amigo, sin interés alguno y pagaderos sin plazo fijo, a su vuelta, cuando él guste volver...
JUAN DE BRUJAS, emocionado:– ¡Amigo querido! ¡Nunca podré agradecerte...!
GROOTE, con desparpajo: – ¡Baaa...! Tonterías. Y haré algo más por ti: mientras escribes tus cartas yo tomaré la pluma para entregarte otras dos, recomendándote al divino Rafael y al Cardenal de Brignola... Roma será tuya...
JUAN DE BRUJAS, abrazándole: – ¡Hermano querido! ¡Eres un verdadero hermano!
GROOTE.– ¡El artista que puede pintar un retrato como el que anoche nos mostraste, merece la mano de sus amigos! Ea, no me abraces más, vas a empaparme con tus lágrimas y podría resfriarme.
JUAN DE BRUJAS.– Gracias, verdadero y gran hermano, gracias. Ahora tomaré algo de ropa, prepararé un pequeño equipaje, escribiré las cartas y... ¡al camino! ¡Venid, venid! Los personajes de la fiesta duermen; cuando se liberen de los vapores del vino, a la luz del atardecer leerán mi despedida, y yo estaré muy lejos entonces.
GROOTE.– Voy sin tardanza a cumplir mi parte. ¿Dónde nos encontramos?
JUAN DE BRUJAS.– Primero iré a casa, para disponerlo todo, y luego al mercado para comprar un caballo equipado decentemente.
GROOTE.– Muy bien, nos veremos delante de la Iglesia... pongamos, en dos horas, allí te daré la bolsa y luego iremos juntos al mercado. Dofflin, acompáñame, porque no es bueno moverse solo con una suma tan grande.
DOFFLIN.– De acuerdo.
JUAN DE BRUJAS.– Vosotros id a buscarme a mi casa; allí recibirá Boucicault mis llaves, y Flemaille las cartas. Ea, cada uno haga lo que asumió. (Vanse.)
DOFFLIN, a Groote, con admiración: – ¡Eres una sucia rata!
GROOTE, riendo:– Amigo, nunca seas vanidoso, y si no puedes evitarlo procura que los demás no se den cuenta.

jueves, 17 de enero de 2008

Mis producciones (1)

LA VIDA ES SUEÑO, de Calderón de la Barca
Dirección general: Orlando Arocha
Estrenada en la Sala Anna Julia Rojas del Ateneo de Caracas, agosto de 2000
Funciones en el XIII Festival Internacional de Teatro de Caracas 2001 y en el XXIV Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, España (agosto de 2001)

Ana María Simon (Rosaura) y Eulalia Siso (Estrella). Foto: José Carlos Gómez
ÚLTIMO PISO EN BABILONIA, de Xiomara Moreno
Dirección general: Orlando Arocha
Estrenada en la Sala Anna Julia Rojas del Ateneo de Caracas, octubre de 2001
Funciones en el XIV Festival Internacional de Teatro de Caracas 2002
Ricardo Nortier, Fernando Then, Norma Fernández, José Luis González y Julio Bouley. Foto: José Carlos Gómez
LA MUERTE DE DANTON, de Georg Büchner
Dirección general: Orlando Arocha
Estrenada en la Sala Anna Julia Rojas del Ateneo de Caracas, enero de 2004 Meche Barrios
María Eugenia Romero, Lisett Méndez, Mariele Araujo, Meche Barrios y Julio Bouley
Mariele Araujo

Mis producciones (y 2)

H A M L E T, de William Shakespeare
Dirección general: Orlando Arocha
Estrenado en el Auditorio del Centro Cultural Corp Group, agosto de 2005
Premio Municipal de Teatro 2005-2006: Mejor Vestuario

De izq. a der.: Eulalia Siso, Mario Sudano, Gabriel Blanco, Alberto "Paisa" González, Alexander Leterni, Xavier Agudo, Diana Peñalver y Ricardo Nortier.


H A M L E T se presentó posteriormente en el XVI Festival Internacional de Teatro de Caracas 2006, y en Brasil, en el Teatro do SESC Consolaçao, Sao Paolo, y en el Teatro Municipal de Sao Jose do Rio Preto, en agosto de 2007.


De izq. a der.: Rober Calzadilla, Vicente Peña, Mario Sudano y Eulalia Siso.


A P A R T A M E N T O S X

Experimento urbano ideado por Matthias Lilienthal, Arved Schultze (ambos del Theater Hebbel-am-Ufer, Berlín) y Orlando Arocha, para el XVI Festival Internacional de Teatro de Caracas (abril de 2006)


¡Haz click en las imágenes para leer!